La Estación Fantasma

La estación fantasma de Chamberí, es una  estación de metro que fue clausurada en 1966 y ha quedado intacta desde esa época hasta 2008, en la que se decidió convertirla en un museo ya que conservaba muchos de los objetos cotidianos de la época, como carteles publicitarios, las antiguas salidas basculantes y hasta billetes en las papeleras.

la estación fantasma, articulo del fotógrafo Víctor Cruz.

 

Para empezar, nada mas entrar en la estación, es como si de pronto una cápsula del tiempo se apoderara de ti, todos los detalles que se conservan son originales de la época, la estación ha servido de cobijo a personas sin hogar, allí se han grabado escenas para películas y hasta fue fuente de inspiración para canciones.

 

UN POCO DE HISTORIA

 

Fue inaugurada el 17 de octubre de 1919 y diseñada por el arquitecto Antonio Palacios, inspirada en el aspecto de las estaciones parisinas de la época, era una de las ocho estaciones que conformaban originariamente la red de ferrocarril metropolitano de la capital de España.

 

Hace 95 años, el rey Alfonso XIII inauguró la Línea 1 del Metro de Madrid entre Puerta del Sol y Cuatro Caminos con un recorrido subterráneo de 3,48 kilómetros y ocho estaciones.Su diseño responde a los criterios de funcionalidad, sencillez y economía. Muchas de las estaciones del metro se convirtieron durante la Guerra Civil en almacenes e improvisados refugios para los ciudadanos durante los bombardeos aéreos.

METRO DE MADRID, UN INCRÉDULO PROYECTO

 

Carlos Mendoza, Miguel Otamendi y Antonio González Echarte diseñaron el proyecto de ferrocarril suburbano para la ciudad de Madrid. Al principio casi nadie creía en el proyecto. Era considerado demasiado prematuro. El Banco de Vizcaya aportaba 4 millones de pesetas pero faltaban otros 4 y tuvo que ser el propio Rey Alfonso XIII quien aportase 1 millón mas para convencer a los indecisos, demostrando así su confianza en el proyecto y otorgando credibilidad y confianza a la empresa para llevarlo a cabo. El arquitecto encargado de llevar a cabo el proyecto y de diseñar las estaciones y accesos fue Antonio Palacios.

Al comienzo, Miguel Otamendi y sus socios, tuvieron dificultades para reunir el dinero necesario a pesar de la inversión del Banco de Vizcaya. La sociedad se creó el 24 de enero de 1917 con un capital de diez millones de pesetas bajo el nombre de Compañía Metropolitano Alfonso XIII. Los trabajos comenzaron el 17 de julio del mismo año. Debido a la I Guerra Mundial, que estremecía Europa, la llegada del material de construcción se retrasó considerablemente. Los motores eléctricos se compraron al Metro de París.

FOBIA A LOS TÚNELES

 

El arquitecto Antonio Palacios logró atenuar la posible desconfianza del público a utilizar el transporte subterráneo, mediante el empleo de acabados brillantes, coloristas y luminosos en los espacios en contacto con los viajeros, como vestíbulos, túneles de paso y andenes, utilizando masivamente paños de azulejos y otras piezas cerámicas de color blanco y azul cobalto.

 JABONES GAL

 

La publicidad en la estación es más que palpable una de las que mas llama la atención son los carteles de perfumería Gal.

Salvador Echeandia Gal, nació en Irún en 1867 y con 31 años puso en marcha en Madrid, la empresa “Perfumería Gal”.

Viajaba continuamente para analizar costumbres y examinar escaparates en busca de nuevas ideas. Una de estas travesías le pilló en la localidad asturiana de Pravia. Allí quedó cautivado por un aroma muy especial que atribuyó al heno recién cortado, así que nada más llegar a Madrid, puso a su hermano Eusebio que había estudiado química en Berlín a investigar cómo convertirlo en un producto comercializable.

Así, en 1905, nacía el Heno de Pravia, un jabón que un siglo después todavía se vende como tal.

CIERRE DE LA ESTACIÓN

 

La estación de Chamberí se inauguró el 17 de Octubre de 1919, pertenecía al primer tramo original de 8 estaciones que iba de la Puerta del Sol a Cuatro Caminos. Su cierre fue debido a la afluencia de público y al impedimento por no poder ser ampliada, ya que la estación se encontraba en una curva, y era de difícil remodelación. Mientras tanto ampliaron tanto la estación de Iglesia como la de Bilbao, casi uniéndose a Chamberí por ambos costados, los andenes se ampliaron de 60 a 90 metros con la finalidad de permitir la circulación de trenes de hasta seis vagones, se cerró al público el 21 de Mayo de 1966, así se quedó en desuso, durante más de cuarenta años.

EL MITO

 

Durante más de cuarenta años, esta mítica estación ha permanecido perdida en el tiempo, solo la oscuridad y el silencio del subsuelo de Madrid sabía de su existencia.Durante cuatro décadas, los usuarios del metro de Madrid, podían ver de forma fugaz los antiguos andenes alicatados con azulejos blancos y grandes anuncios publicitarios de una época pasada.

Pero esta historia tiene un final feliz. En 2006, Metro y ayuntamiento de Madrid, ponen en marcha el proyecto Andén 0 para rehabilitar esta vieja estación, junto con la Nave de motores de Pacífico, que fue una estación eléctrica que dio servicio al Metro de Madrid durante muchos años, y que fue clausurada en 1972. Ambos lugares lucen hoy con el esplendor de sus mejores tiempos y, a modo de museo, se pueden visitar de forma gratuita sus pasadizos, taquillas y andenes, para dar un salto temporal, y poder contemplar la belleza de esta estación, y de vez en cuando saludar a los viajeros del metro de la línea 1 que pasan perdidos en sus quehaceres en el mundo subterráneo del metro de Madrid.

La leyenda siempre da de que hablar.

Son muchos los que aseguran haber visto a través de las ventanas del vagón en el que viajaban,

a antiguos pasajeros con sus miradas perdidas

esperando a un tren que nunca llegará.

La estación fantasma, fotografías del blog de Víctor Cruz Fotógrafo.

Hasta el próximo post!!!

Escribir comentario

Comentarios: 2
  • #1

    Ana Manotas (sábado, 18 junio 2016 15:01)

    Es muy interesante, hace tiempo que tengo ganas de visitarla.

  • #2

    Víctor Cruz (sábado, 18 junio 2016 15:14)

    Te aconsejo visitar la estación Ana, está chulisima, lugar recuperado para el disfrute de los ciudadanos.